We Belong Together: Base de Unidad

Lo que nos une

Estamos viviendo y criando nuestras familias en tiempos difíciles. Las promesas de una democracia estadounidense más incluyente, y de un aumento en las oportunidades económicas, parecen aún más lejos que durante generaciones anteriores. Un ambiente de miedo e intolerancia ha llegado a dominar el discurso público sobre las problemáticas de raza, inmigración y la economía. Estas profundas líneas de fractura tienen un impacto más pronunciado en las mujeres, niñas y niños, pero también somos las que expresamos resiliencia, valentía y creatividad. Las mujeres, las niñas y los niños en toda la sociedad están alzando una voz de liderazgo con soluciones que nos unen como nación—a través de la diversidad de razas, generaciones y experiencias.

Nos mantenemos unidas es una iniciativa nacional dirigida por mujeres, niñas y niños de todos los ámbitos de la vida. Hacemos un llamado para una sociedad que apoya la inclusión de comunidades inmigrantes, y para una democracia sana y multirracial donde todas nuestras familias y comunidades puedan florecer. Hacemos esto alzando las historias, las voces y el liderazgo de mujeres, niñas y niños de tal manera que nos ayudan a entender nuestro interés colectivo y nuestra humanidad como nación. Juntas, desenmascaramos los impactos negativos del sentimiento anti-inmigrante sobre todas nuestras familias y comunidades, y trabajaremos juntas por una visión de un nuevo Estados Unidos, con posibilidades y dignidad para todas y todos.

Nosotras creemos que:

  • Todas las niñas, los niños y las generaciones futuras merecen oportunidades y una mejor vida.
  • Todas las familias cuentan con el derecho básico de estar y mantenerse unidas.
  • Todas/os tenemos el derecho de vivir libre de la violencia y la intolerancia.
  • Las soluciones deben centrar el bienestar de las mujeres, niñas, niños y familias dentro de las políticas públicas.
  • El liderazgo de las mujeres, niñas y niños inmigrantes es esencial para la construcción de una democracia justa e inclusiva.
  • Nuestras familias, comunidades y movimientos enfrentan retos compartidos, y pueden unirse hacia una visión compartida de derechos humanos, respeto e integración.